Ione Belarra. 

La historia de una candidata sin historia.

La ministra de Asuntos Sociales y Agenda 2030, designada como sucesora de Unidas Podemos por su anterior líder Pablo Iglesias, tiene un obstáculo electoral. Es una candidata sin historia. Una candidata "fantasma" ante la opinión pública y su propio electorado. Yolanda Díaz "amenaza" con fundar su propio partido y Unidas Podemos tiene el riesgo de perder fuerza electoral.

Ione Belarra

La historia de una candidata sin historia


Consejos para la práctica de la comunicación política:


Las apariciones en los medios de comunicación tienden a confundirse, dentro de la clase política, con la causalidad de ser conocida/a en la opinión pública. Primero hay que cerciorarse de que no todo el mundo ve la televisión y no a todo el mundo le interesa lo que ve en la pantalla. 

 

Ione Belarra, designada para liderar Unidas Podemos ante la inminente fuga de siglas de Yolanda Díaz, tiene un problema: a pesar de sus apariciones en televisión (noticias, eventos, intervenciones parlamentarias…) no es conocida.

"Alrededor del 40% de los votantes de UP no conoce quién es Ione Belarra actualmente. Un 50% de los votantes del PSOE, tampoco"

 

Vamos a utilizar el Centro de Investigaciones Sociológicas, una fuente accesible a todo el mundo y a menudo criticada por los partidos por su presunta utilización partidista. Pensamos que una ministra, sucesora de Pablo Iglesias y futurible líder del partido, tiene que ser un personaje totalmente conocido para la sociedad. 

 

Veamos que muestran los datos. Observamos solo a los votantes de UP de noviembre de 2019. Alrededor del 40% de este grupo no conoce quién es Ione Belarra actualmente. Un 50% de los votantes del PSOE, tampoco. Por comparar, Irene Montero y Yolanda Díaz sí son plenamente conocidas para la opinión pública.

 

¿Qué ocurre con Ione Belarra? ¿Ser líder de una formación política como Unidas Podemos no te hace ser conocida entre tus propios votantes? ¿Aparecer en las noticias no te coloca en índices de popularidad altos? No, los medios de comunicación tienen mucho poder, pero necesitan una serie de condiciones.

"Sin contarnos una historia personal, una historia de partido, una historia de sociedad no vas a lograr la atención de la sociedad".

 

La primera: una buena historia. Sí, Lo que ahora se llama storytelling y que cada vez está más de moda en la jerga de la comunicación política. El motivo no es casual. Las historias se recuerdan mejor. Los medios de comunicación cuando buscan una noticia quieren una historia. Cuentan un relato. 

 

Relato. Otra de las palabras de moda en Comunicación Política. Sin relato, sin saber “contar historias” no se conecta con el público. Sin contarnos una historia personal, una historia de partido, una historia de sociedad no vas a lograr la atención de la sociedad.

 

El público cada vez se confunde más con el espectador. Aparecer en los medios de comunicación se confunde con el fin en sí mismo. No lo es. El medio es el medio. Lo dice la propia palabra. Un intermediario. Tienes que conocerlo para que tu mensaje sea efectivo. La simple aparición detrás de una pantalla no implica nada. 

 

Conecta con el público, muéstrate cercano/a. Cuenta tu historia, lo que te motivó a presentarte a político. Cuenta la historia de tu partido, por qué tu partido. Cuenta la historia de la sociedad que sueñas. Eso sí, siempre con coherencia. La historia de Belarra no la conocemos. Es una candidata “puesta a dedo” por Iglesias.

 

Unidas Podemos, como cualquier otra formación política, aspira a que el día de la votación introduzcas su papeleta en la urna. No se pueden hacer los deberes el último día. Vivimos en un contexto de “campaña permanente”. 

"Lo que se parece, desaparece. Haz que tu marca política y personal tenga un valor".

 

Las campañas electorales es una activación de estas tres historias. Los medios son el canal necesario para el éxito. La presencia en redes sociales para la activación y refuerzo. El efecto, si no eres conocido, se inmiscuye en la niebla de la opinión pública. 

 

Puede ocurrir que tu fantástica historia no es escuchada, tu partido es percibido como un colaborador en un sistema corrupto o tu modelo de sociedad no es novedoso. No hay que frustrarse. La fórmula para el éxito electoral es muy complicada. Lo negativo que te puede ocurrir necesita ser comunicado mejor.

 

Lo que se parece, desaparece. Haz que tu marca política y personal tenga un valor. En Unidas Podemos tienen que andar con cuidado. Un tercio de su electorado confiesa tener al Partido Socialista como segunda opción preferida. La comunicación es clave aquí. Ocurre en el otro polo ideológico. Pablo Casado quiere ganar el centro sin perder la derecha. Una campaña permanente ante un electorado cada vez menos partidista. 

 

Mónica García candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, junto a su equipo, tuvieron que remontar esos índices de percepción de la líder en la sociedad. Lo hicieron a través de los medios de comunicación, con un storytelling que cumplió su objetivo. Sabían que si no era conocida difícilmente iba a ser elegida el día de la votación. Ahora lideran la oposición por encima del PSOE.

 

 Hay que entender la psicología en la decisión del voto. Ser desconocido a ojos de la sociedad es sinónimo de fracaso. Ione Belarra y Unidas Podemos tienen que ir preparando su historia, su discurso, su modelo de sociedad. Tienen que estar prevenidos o Yolanda Díaz les cooptará, comunicativamente hablando. Esta es la historia de una candidata que no encuentra su historia.

 


 
Escrito por Ángel Robledo Díaz (@AngelRobledo__) // 05/12/2021